Los coches eléctricos cada vez más cerca

El futuro del automovilismo será la energía eléctrica, sobre esto ya no cabe duda y en este sentido han venido trabajando las principales compañías fabricantes de vehículos, tanto los de gama de lujo como más recientemente los  más utilitarios.

Muestra de ello ha sido la presentación en el salón del automovilismo de Ginebra de este año donde pudieron conocerse los avances en este sentido de las principales empresa eléctricas. Entre lo que más llamaron  la atención se cuentan los siguientes:

  • El Concept 2 de Rimac, que según los voceros de la compañía tarda menos de 2 minutos en pasar desde el arranque a los 100 km/hora
  • El modelo EV3 del fabricante británico Morgan Motor Company quien sorprendió con esta propuesta al ser uno de los que se habían mantenido en el sistema a gasolina.
  • El I PACE de la reconocida empresa de vehículos deportivos de lujo Jaguar, quienes buscan competir con Tesla y su Model X. Y quienes aclaran que mediante el sistema de motores eléctrico se ha liberado un mayor espacio para los ocupantes.
  • El Executive 508 de Peugeot empresa que además planteó la posibilidad de que sea el cliente quien elija si querrá un modelo a gasolina, diésel o eléctrico, dependiendo de sus requerimientos.
  • O Reanult, quien introduce una novedad, el taxi eléctrico del futuro, idea con la que desde hace algun tiempo se coquetea en el mundo del automovilismo y que responde al concepto de movilidad en las ciudades bajo un esquema de compartir un vehículo que se mueve a través de una aplicación y que no tiene conductor. La propuesta presentada en el evento fue el EZ-Go

El informe elaborado por el  Foro Económico Mundial, arroja muchas pistas sobre los que será el desarrollo futuro del automóvil eléctrico, especialmente relacionado con las implicaciones en para las ciudades, en tal sentido han recomendado tres principales líneas de acción:

Adoptar una política que involucre a todas las partes relevantes dentro de la definición del patrón de desarrollo de la movilidad urbana, ya que ella podrá ser distinta en entornos diferentes ya que son los patrones de movilidad, los sistemas de energía y la infraestructura los que tendrán la última palabra.

A los fines de disminuir las emisiones de CO2 al ambiente aconsejan comenzar por los más contaminantes como son los taxis y los vehículos de transporte público de personas, así como los de transporte de  mercancías.

Iniciar el despliegue de la infraestructura necesaria para soportar la carga de los vehículos eléctricos, pues mientras esta no se masifique, tampoco podrán hacerlo los vehículos que funciones con electricidad.

Las ciudades y sus autoridades ya saben que la pelota está en su campo y por ello el informe comentado también señalo algunas de las urbes alrededor del mundo que ya están dando pasos en esta dirección, entre ellas:

  • Berlín, en donde el parque empresarial Campus EUREF ya ofrece estaciones de carga para vehículos eléctricos
  • Buenos Aires, Argentina, Montreal, Canadá y Santiago de Chile: quienes ya han dado comienzo a los proyectos de contratación pública de autobuses eléctricos.
  • Los Ángeles donde el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) cambiara 260 de sus vehículos actuales a vehículos eléctricos., además de comenzar a desarrollar un sistema de puntos de carga.
  • Londres, cuya meta es eliminar completamente los vehículos de transporte colectivo a diésel para el 2032.
  • Oslo,  que ha incorporado canales especiales exclusivos para vehículos eléctricos compartidos y se ha planteado tener para 2020 una flota de 1200 vehículos públicos de este tipo y trabaja además en un proyecto de estaciones de recarga.
  • París, donde se ha desarrollado el Autolib, que consiste en un servicio de vehículo eléctrico compartido y
  • San Francisco, donde se ha permitido la prueba de vehículos sin conductor en las vías de silicón Valley.

Las bondades de la masificación de los coches eléctricos son muchas y especialmente tienen que ver con una menor expulsión de emisiones tóxicas al ambiente, pero también hay algunas otras como  la disminución del ruido, el aprovechamiento de las horas de menor consumo eléctrico para la recarga de vehículos y la reducción de la dependencia energética.

Y una última cosa para reflexionar será sobre el buen futuro de los técnicos especialistas electricistas, cuando todo lo mueva la electricidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*