La primera carrera automovilística en la historia

El diecinueve de diciembre en el año 1893 se publicó en el diario Petit Journal de Paris una convocatoria inédita, que realizó un periodista de apellido Giffard, quien llamaba a realizar una prueba que para el momento era insólita, y que se celebraría en el mes de julio del año siguiente, sin saberlo Giffard convocaría una prueba que daría nacimiento a todo un deporte, y que quedaría en los libros de la historia del sector automovilístico. Sólo había pasado una década desde que el primer coche estuviese en las calles, pero ya existía la inquietud respecto de cuál de los vehículos sería el más poderoso, y con este concurso convocado por el periodista, se intentaba que los pilotos recorrieran 126 km, saliendo desde Paris, hasta llegar a Rouen, teniendo paradas preestablecidas para que se pudiese desayunar.

En esta carrera se iban sumando los tiempos logrados por los pilotos en cada etapa, y el que tuviese al final el mejor promedio de tiempo era el ganador; y es que contrario a lo que se piensa la competencia se pensó detalladamente y se realizó con reglas claramente establecidas que le dieron un toque de credibilidad interesante.

El primer día de esta competencia hubo una exhibición de los coches, los cuales eran atracciones para las personas que llegaban a contemplarlos. Un Peugeot y un Panhard&Levassor ganaron esta etapa de exhibición. Estos vehículos eran muy similares a los que se usaban para ser impulsados por caballos, y para darles dirección se usaban o manillares o volantes. En retrospectiva, debió ser una experiencia completamente novedosa e impactante presenciar la primera carrera de ese tipo, esperando en una acera mientras transitaban estos vehículos humeantes, ruidosos y veloces. El premio para los ganadores fue de cinco mil francos, el cual quedó empatado entre los vehículos que habían ganado también la etapa de exhibición. Esta carrera fijó los cimientos sobre los cuales se construyó todo un deporte que a día de hoy tiene millones de seguidores a lo largo del mundo, y que hace que la adrenalina fluya por las venas de todas las personas que viven este deporte de alguna forma.